ARCHIVOS GML

Los archivos GML son el medio necesario para transmitir información de la representación gráfica georreferenciada de parcelas catastrales, parcelas registrales y edificaciones entre administraciones y usuarios de estas. El intercambio de información geográfica entre el Catastro, el Registro, las Notarías y los ciudadanos tiene que ser siempre a través de estos archivos.

Lo deseado por todos es que esta representación sea la incorporada a la certificación catastral descriptiva y gráfica, pero más a menudo de lo que quisiéramos ésta no refleja la realidad física de la finca o puede ser que ésta vaya a alterarse por motivo de una reparcelación del territorio, agrupación o segregación. En estos casos los interesados tienen que elaborar una representación gráfica georreferenciada alternativa con la cual se actualizará la cartografía catastral adaptándose mejor a la realidad del territorio.

Esta representación gráfica alternativa tiene que cumplir unos requisitos técnicos que se describen en el apartado séptimo de la resolución conjunta de la Dirección General de los Registros y del Notariado y de la Dirección General del Catastro de 26 de octubre de 2015, Requisitos que ha de cumplir la descripción técnica y la representación gráfica alternativa de las fincas que se aporte al Registro de la Propiedad.

GML PARCELA CATASTRAL

Para resumir, estos archivos GML contienen la representación planimétrica de la parcela a través de las coordenadas de cada vértice que componen el perímetro de la parcela, además contienen otros datos, como la superficie de la parcela en metros cuadrados, la cual ha de coincidir con la definida por las coordenadas, si no el fichero no es válido. También contiene la identificación de la parcela, que puede ser su referencia catastral, o en el caso que se haya realizado una reparcelación ha de tener la identificación que se le dé a cada parcela en las escrituras previa a la adjudicación de una referencia catastral.

GML EDIFICACIONES

El estándar INSPIRE describe edificio como toda construcción, superficial o subterránea, con el propósito de alojar personas, animales y cosas, o la producción y distribución de bienes o servicios y que sean estructuras permanentes en el terreno, formando parte del formato GML aquellas construcciones con paredes y techo y que no sean un voladizo fuera de la parcela.

La representación gráfica que se define en un GML de una edificación se corresponde con el perímetro de la planta baja de la edificación. Si en la misma parcela se encuentran varias edificaciones, lo correcto es que cada recinto que define el perímetro de cada construcción esté incluido en el mismo GML.

Estos GML además incluyen otros datos de la construcción, como es la identificación de la parcela en la que se haya, el uso, los metros cuadrados totales construidos, el número de plantas, el número de inmuebles si se trata de una división horizontal y la fecha de construcción.

La función principal del GML de una edificación es la comprobación de que la construcción o construcciones se encuentran enteramente dentro de la parcela catastral a la que pertenecen.

En el caso de divisiones horizontales como puede ser un edificio de viviendas plurifamiliar, a nivel administrativo, de registro y catastro, no tiene sentido un GML de cada vivienda. El GML será el de la edificación completa que se define por el perímetro de la planta baja del edificio y será el mismo para cada propietario de cada vivienda o local.

En ambos casos (parcela y edificación) existen además requisitos técnicos importantes (entre otros):

  • Especificar el sistema de coordenadas en el que se describen los vértices y que ha de ser el ETRS89, que es el oficial en España,
  • Indicar el huso en el que nos encontramos,
  • La precisión mínima requerida en las mediciones (error máximo inferior a 25 cm y que el 85% de los puntos tengan un error máximo de 20 cm)
  • El perímetro que encierra cada parcela o edificación no puede estar compuesto por arcos, ya que no es posible definirlos con vértices (un arco está compuesto por infinitos puntos), por lo tanto, los arcos han de estar discretizados en líneas rectas siguiendo las especificaciones al respecto de la norma antes indicada.

A continuación, se aportan unas imágenes donde se distingue la diferencia existente en una misma parcela, entre la cartografía oficial del catastro y la representación gráfica alternativa que se ha hecho a partir de mediciones topográficas.

 

 

Ana Mugarza Asensio.

Ingeniera técnica en topografía.

Ingeniera en geodesia y cartografía.

Entradas recientes
catastro-registro